sábado, 20 de febrero de 2010

Internet cambia los buses escolares en EE.UU

Los viajes al colegio se convierten en una extensión de la sala de clases.
Un proyecto implementado en Vail - Arizona permite que los alumnos hagan tareas en sus laptops mientras se dirigen a la escuela. Atrás quedan el habitual desorden y las peleas
.

Los estudiantes soportan cientos de horas en los típicos buses amarillos cada año, yendo y viniendo a clases en esta área residencial en el desierto de Tucson, EE.UU., y rompen la monotonía bromeando, enviando mensajes de texto, gritando y subiéndose a los asientos.
Sin embargo, en esta fría mañana, mientras el bus N° 92 desciende por una carretera montañosa, los alumnos de secundaria teclean, silenciosos, en sus laptops.
Las rutinas matinales han sido así desde el último trimestre de 2009, cuando las autoridades de la escuela instalaron un router en el bus 92, permitiendo que los estudiantes naveguen en internet.
Los jóvenes lo llaman el "Bus Internet", y lo que empezó como un experimento de alta tecnología ha tenido un resultado anticuado, e inesperado.

El acceso a Wi-Fi ha transformado lo que a menudo era un alborotado viaje en bus en una sala de estudios rodante, y los problemas de comportamiento virtualmente han desaparecido.

Sin peleas
"Constituyó una gran diferencia", señaló J.J. Johnson, el conductor del bus. "Los niños no se golpean entre ellos y están más tranquilos".
John O'Connell, alumno de penúltimo año de la Empire High School, escribe en su MacBook la última parte de un ensayo sobre la I Guerra Mundial para su clase de historia de EE.UU.
Kyle Letarte, alumno de segundo año, mira fijo su pantalla a la espera de que un profesor acuse recibo de la tarea de biología que recién le envió electrónicamente. "La tengo, gracias", responde Michael Frank, profesor de Kyle.
Los "buses internet" tal vez pronto estén transportando escolares en varios otros distritos, en especial aquellos con trayectos largos. La empresa que comercializa el router , Autonet Mobile, indica que los ha vendido a escuelas o distritos en Florida, Missouri y Washington.
Karen Cator, directora de tecnología educacional del Departamento Federal de Educación, explica que los buses son parte de un esfuerzo para extender el aprendizaje más allá de la sala de clases.
El distrito de Vail, con 18 escuelas y 10 mil estudiantes, se extiende por 1.105 kilómetros cuadrados de subdivisiones y terrenos montañosos al sureste de Tucson. Muchos padres trabajan en las plantas locales de Raytheon e IBM. Otros son rancheros.
Las autoridades tuvieron la idea de conectar el bus durante los viajes ocasionales a Phoenix, que duran dos horas. Se preguntaron si internet en un bus escolar aumentaría la productividad académica de los estudiantes.
Pero la idea para el "Bus Internet" realmente tomó forma en el último trimestre del año pasado, cuando Matt Federoff, jefe de información del distrito, estaba en su casa con su guagua, y vio un aviso en un catálogo electrónico que ofrecía una "instalación de Wi-Fi en su auto".
"Pensé qué pasaría si pudiera poner eso en un bus". El router costaba US$ 200 y venía con un plan de internet mensual de US$ 60. Hubo una prueba en diciembre, cuando el bus 92 llevó al equipo de fútbol a un torneo a cuatro horas de distancia.
El viaje empezó a las 04:00 AM. Varios jugadores y entrenadores durmieron en el camino. Pero luego, con el bus en un estacionamiento junto al campo de fútbol, los jugadores y entrenadores se sentaban con los laptops,
- unos para enviar e-mails y
- otros para hacer tareas,
- convirtiendo básicamente el bus en un cibercafé, aseguró Cody Bingham, el conductor.
Mariah Nunes, alumna de segundo año y administradora del equipo, indicó que hacía un ensayo sobre la seguridad de la bicicleta. "Utilicé mi laptop durante casi todo el viaje", señala. "Fue más tranquilo de lo que normalmente habría sido. Todo el mundo estaba agitado por los juegos, y había algunos niños bulliciosos. Pero el entrenador dijo: 'Quedémonos tranquilos y hagamos alguna tarea'. Y no fue muy distinto de la sala de clases".
Bingham recordó: "Fue el viaje más tranquilo que haya tenido con los de secundaria".
Desde entonces, las autoridades del distrito han estado encantadas de ver la cantidad de tareas que se pueden hacer en los trayectos, que duran alrededor de 70 minutos.
El distrito de Vail inauguró en 2005 la Empire High, una escuela digital, y entregó a los alumnos laptops en vez de libros de texto y proporcionó más de 100 puntos de acceso inalámbrico en las salas de clases e incluso en la cancha de fútbol.

No sólo tareas
Los estudiantes no sólo hacen las tares en el "Bus Internet", por supuesto. Aun cuando Dylan Powell, alumno de primer año, había prometido hacer una tarea de álgebra camino a casa, en cambio bajó un teclado digital mediante GarageBand, un programa para hacer música, y pasó la próxima media hora con los audífonos puestos, simulando ser una estrella de rock, golpeando con fuerza las teclas del computador y moviéndose de un lado a otro en el asiento.
Calvin Baker, del distrito de Vail, señala que sabía desde el principio que algunos estudiantes se dedicarían a los juegos computacionales. "Eso es muchísimo mejor a que estén molestándose entre ellos", precisó Baker.

SAM DILLON - The New York Times - "El Mercurio" - Sgo. de Chile - 20-Feb-2010